Amo el realismo en el arte por encima de toda medida; el realismo que -por así decir- alcanza lo fantástico.” (Fedor Dostoievski)

miércoles, 16 de abril de 2014

El regreso de Apolo




Jawdat Abu Ghurab tiene el mismo oficio de su padre: pescador. Ghurab, lo único que tiene es un pequeño bote, por lo que nunca se adentra demasiado en el mar y captura sólo peces chicos. Pero, la suerte lo acompañó y hace unos meses pescó uno muy grande: un Apolo de bronce de unos 2.500 años de antigüedad.
Eso, por supuesto, no lo sabía Ghurab, de 29 años, oriundo de Deir al Balah. Su tío también estaba pescando, pero se retiró temprano, así que Ghurab siguió su camino.
"Me quedé solo en el mar con un pequeño barco y los remos. Esperé durante horas. Nunca me imaginé lo que el destino tenía preparado para mí en las profundidades del mar", dice.
"A veces las olas mueven el fondo del mar y los peces pequeños van allí en busca de comida. Vi cómo los peces se congregaban en un área no muy lejos de la costa, a unos 100 metros, así que remé hacia allá".
"Vi el cuerpo de una persona sumergida en el mar, medio enterrada bajo la arena".

 El cuerpo que se convirtió en Apolo

Al principio Ghurab estaba asustado. Clavó la mirada en el agua, pero no reconoció el rostro del hombre. Se tiró al agua, buceó y tocó el cuerpo, pero se sentía como piedra. El hombre era en realidad un dios, Apolo, divinidad griega de la poesía y el amor. Su estatua, para ser precisos.
"Traté de moverlo, para asegurarme de que se trataba de una estatua, pero era demasiado pesado", cuenta. "Era de color dorado, así que era fácil pensar que era de oro".
Ghurab marcó el lugar y se dirigió de nuevo a la playa en busca de sus parientes. Volvieron y se lanzaron juntos, a una profundidad de unos cuatro metros, estima Ghurab.
"Pudimos deslizarlo bajo el agua por uno o dos metros, pero tuvimos que volver a subir, para respirar y entonces volver a intentarlo", relata.
Después de cuatro horas lograron sacar el objeto del agua. Era la estatua de un hombre desnudo. Lo pusieron en un auto y lo llevaron a la casa de Ghurab.
"Mi mujer se tapó la cara cuando lo vio desnudo en la casa. Ella me rogó que lo cubriera", recuerda riendo.
"Al ver el color amarillo de la cabeza de la estatua que pensé que era de oro, pero uno de mis hijos sugirió cortar el dedo y llevarlo al mercado para estar seguros".
"Recordamos que uno de nuestros parientes trabajaba en el barrio de la venta de oro. Lo llamamos y él examinó la estatua y nos dijo que estaba hecho de bronce". También dijo que la estatua de bronce podría ser incluso más valiosa que si se hubiera hecho de oro.
Ghurab consideró contrabandear la estatua a Egipto para venderla, pero los túneles de los contrabandistas -cavados para eludir las restricciones aplicadas por Israel y Egipto después de que el movimiento islamista Hamas tomó el poder en Gaza- quedaron obsoletas luego de que el ejército egipcio las cerrara el verano pasado.


Continúa en "más información" 

sábado, 5 de abril de 2014

All Star Western



Hace muchísimo tiempo que Justin Gray y Jimmy Palmiotti vienen trabajando con Jonah Hex a un altísimo nivel y me parece bastante loable que DC Comics haya mantenido a flote la serie a pesar de que sus niveles de ventas sea muy bajos.



Llegó el relanzamiento y era hora de darle un pequeño impulso a la serie. El dibujante, Moritat, que venía de ilustrar la serie de "The Spirit" se hace cargo del dibujo, en tanto que Grey y Palmiotti siguen a cargo del guión. Parte de la idea de esta serie es transformarse en una antología compuesta por una historia central protagonizada por Jonah Hex, y complementos protagonizados por otros personajes DC del viejo oeste.
La primera historia de esta nueva serie pone a Jonah Hex en un territorio algo inusual, lejos del viejo oeste y en medio de la bullante Gotham City a donde ha sido convocado como Cazarecompensas, para hacerse cargo de apresar al Carnicero de Gotham ("Gotham Butcher"), tarea en la que contará con la muy peculiar ayuda del Doctor Amadeus Arkham, quien asume el rol de narrador de la historia y analista (a distancia), de Hex. A poco andar la improbable dupla investigativa se da cuenta de que el misterio del Carnicero de Gotham es mucho más complejo de lo que pensaban y que involucra a gente de muchísimo poder en el sórdido mundo de Gotham City.
La serie toma prestados varios elementos de novelas de la época victoriana Inglesa y la época misma. Sin ir a muy lejos el villano recuerda Jack el Destripador y los eventos que examinara Alan Moore en su serie From Hell, asimismo creo haber visto algún cameo del Conde Drácula, aunque en la Gotham de fines del siglo XIX (1880), no resulta demasiado descabellado pensar que todos los males de la tierra puedan habitarla.
Creo que la historia es interesante por varios motivos: a) Amadeus Arkham (el fundador del Asilo Arkham). Todos los Arkham parecen transitar demasiado cerca de las enfermedades mentales que combaten y habrá que ver qué tanto del Amadeus de la Novela Gráfica de Morrison podrá verse en ésta historia b) Jonah Hex es como Bill Munny con una grave deformación facial. La interpretación que hacen Gray y Palmiotti me agrada mucho y si ya la conocen, esto es más de lo mismo (lo que es bueno), c) Gotham City, tan importante en los cómics de Batman como el mismo protagonista y sus villanos más destacados. Es agradable ver que hay cosas que no cambian.
El dibujo de Moritat es muy agradable, muy claro, con un excelente trabajo de fondos y expresiones faciales. Se nota que hay una preocupación del dibujante en la elaboración del Paisaje urbano de una Gotham post-Guerra Civil y si bien hay una que otra expresión algo exagerada, la suma de su trabajo es muy atractiva.
All-Star Western tiene un arranque sólido, transformándose en una de las series más atractivas de este relanzamiento (la pongo entre las 5 mejores). Dado el género al que pertenece y la baja popularidad de sus protagonistas es altamente improbable que se transforme en un suceso de ventas, pero habría que darle una oportunidad... especialmente si están leyendo algo como Hawk & Dove, Red Hood and the Outlaws o Batman: The Dark Knight, en vez de esto. Altamente Recomendada.

FICHA:

Guión: Justin Gray y Jimmy Palmiotti.
Dibujos: Moritat.

Color: Gabriel Bautista.
Rótulos: Rob Leigh.

Editores: Kate Stewart (Asistente) y Joey Cavalieri.
Editorial: DC Comics.

Portada: Moritat.

Fecha de Publicación: 28 de Septiembre de 2011.


Continúa en "más información"

Horizontes Perdidos (Tomo 3)



Continúa en "más información"

"Chances", de Horacio Altura



Chances fue una historieta de ciencia ficción que el argentino Horacio Altuna publicó en 1986 y le valió el Premio Yellow Kid. Está ambientada en una sociedad futurista, superpoblada y dividida entre ricos y pobres.

Argumento

Chances cuenta la fuga de Riff, un joven clon de 18 años, que escapa de un centro de clonación donde estaba confinado antes de que le extraigan los órganos para operar a la versión original. La policía lo busca infatigablemente pero él se refugia en uno de los barrios bajos de la ciudad, repleto de delincuentes, prostitutas y asesinos. Allí conoce a Lobo y al viejo Hector Chimi, personajes que los acompañan durante algunos episodios hasta que es nuevamente capturado.
Chances es una reflexión a cerca de la naturaleza humana y de la vida, es el viaje de un joven que sale a conocer el mundo, que escapa de una burbuja de inocencia y, poco a poco, va degradándose al punto de asimilarse al entorno en que le toca sobrevivir.

Cualquier semejanza con la película La isla, es mera coincidencia.

Continúa en "más información"

martes, 1 de abril de 2014

"El arte del azote"



Ya nadie entiende lo que es el azote. Algunos piensan que es un castigo para niños. Otros piensan que es una manía ridícula. Pero es la mayor forma de homenaje a la más digna, refinada y generosa parte de la mujer: sus nalgas.


Según el poeta y crítico de artes español Juan Eduardo Cirlot Laporta, los azotes figuran como necesarios para liberar de posesiones, encantamientos y todas aquellas actitudes que corresponden a una impotencia física o espiritual. La frotación de las nalgas, especialmente, tiende a provocar una excitación que, por razón extraña, se refleja en los centros espinales y simpáticos de la eyaculación.
Los azotes se han presentado en la literatura y la pintura a lo largo de la historia erótica. Roberto Bolaño nos presentó a una María Font que se excitaba con suaves palmadas que subían de intensidad a la par del calor del cuerpo. García Madero se encargó de describir las escenas que la joven y hermosa poeta despertaba y realizaba en él. Fue gracias a Bolaño que supimos cómo se inicia en la vida bohemia, y las escenas sexuales no pierden su gran valor; pero cuando de erotismo se trata quizá no exista una pluma tan afinada como la del historietista italiano Maurillo Manara, o Milo Manara para los amantes del cómic erótico.
El estilo directo y sugerente en cada uno de sus trabajos es fácilmente identificable por sus ya famosas creaciones de bellas mujeres (para muchos las mejor dibujadas); pero además de su monumental homenaje al cuerpo femenino, celebrado con devoción infinita en una legión de mujeres reales o imaginarias de todas las épocas, razas y orígenes, el autor italiano siempre ha querido ir más allá del simple erotismo y ha salpicado toda su obra de crítica social y reflexiones filosóficas.
Uno de los mejores ejemplos, en el que muestra a las palmadas en las nalgas no como algo violento sino como algo cargado de deseo es su cómic: El arte del azote, en el que a través Jean-Pierre Enard, el gran Milo Manara revela una disciplina poco conocida pero muy excitante. Sus ilustraciones dan vida a personajes lujuriosos, llenos de deseo, ansiosos por abandonarse a tan morbosa práctica.
maliEn este ejemplar el autor explica que el azote no es fuerza, ni obligación, ni violencia. Quien lo utilice para castiga o para obligar no entiende nada de este arte. Aún más, hay muchas posibilidades de que el acto degenere rápidamente en una serie de golpes y heridas que no tienen nada que ver con el azote.
Manara, a través de Jean-Pierre Enard, sabe que no es quién para condenar los gustos de terceros, pero puede afirmar, dice, de forma inequívoca, que el sadismo y el masoquismo le producen un horror absoluto: “Los clavos, los látigos, los insultos y los abusos son para los demás. Siempre preferiré a los Hardy Boys antes que cualquier libro del Marqués de Sade”.
Mujeres cargadas de sexualidad, aunadas a las expresiones más sensuales que un lector pueda imaginar, han convertido los cómics de Manara en un referente obligado cuando se habla del arte erótico contemporáneo. En El arte del azote, el italiano describe escenas completas e ilustra sólo lo más sugerente con sus ya famoso trazos, que han acompañado el trabajo de Alejandro Jodorowsky, Federico Fellini y Pedro Almodóvar.
El arte del azote explica, a manera de relato gráfico: el primer azote, el placer que el azote significa para la vista, los beneficios y las diferencias del mismo, cómo un azotador se convierte en azotado y una guía de ejercicios aplicados.
“Se puso de rodillas sobre la cama, con la cabeza bajada, como lo haría un fiel que se arrodillara para rezar en dirección a la Meca. Sus nalgas llenaban toda mi visión, dos enormes bolas que revelaban la flor violeta de su ano. Rápidamente, extendí mi mano sobre ellas, cubriendo tanta superficie como me era posible. A cada golpe, la doncella animaba con una sonrisa, mezcla de placer y gemido. La golpeé sin misericordia, seguro de que podría soportar muchas más cosas. Además, estaba tan excitado que no podría haberle hecho daño. Sólo los sádicos con sangre fría hacen daño a sus víctimas. Esas prácticas no tienen nada que ver con el arte gentil y divertido del azote… Continué azotando el relleno y tembloroso culo de la doncella. La vi meter la mano entre sus muslos y comenzar a acariciarse, rogándome: “Sí, monsieur, más fuerte, ¡más fuerte!”
El arte del azote se publicó en 1988 y más que un cómic erótico, es una novela gráfica que narra las aventuras de Jean-Pierre Enard. Manara, a través de sus publicaciones, celebra el triunfo del erotismo a lo largo de los siglos.


Continúa en "más información"

sábado, 15 de marzo de 2014

Buenas noticias

 

Ayer inauguró en el MNBA de Neuquén el VII Premio Nacional de Pintura 2013 organizado por el Banco Central de la república Argentina y debo reconocer haber vivido un sentimiento muy parecido a la satisfacción. Una sensación que había perdido hace por lo menos una década. Fecha cuando de a poco los salones, bienales, concursos, etc. fueron degradándose hasta convertirse en una experiencia vacía en forma y contenido.

Pero algo está pasando. Los señores del jurado al parecer se han cansado de seleccionar y premiar expresiones insulsas donde la diversidad -por ejemplo- estaba vedada. Por lo que vimos ayer, la pintura nuevamente es reconocida como una manifestación de talento y la multiplicidad de expresiones encuentra un lugar de honor donde exhibirse. Como se suele decir, había para todo los gustos.
De los premios y menciones no me gustó ninguno, pero en el resto encontré pinturas muy interesantes y agradables. Es de esperar que este cambio de actitud sea imitado y con el tiempo –los que amamos el arte no como expresión mercantil- vuelva a ser un espacio que genere algo más que un sentimiento de satisfacción. El arte debe maravillar y los artistas deben demostrar que son personas elegidas por su talento. Es bueno que algunos lo estén comprendiendo.

Continúa en "más información"

jueves, 13 de marzo de 2014

Druuna: El planeta perdido



Todo sea por élla

"El planeta olvidado" (2000), pese a mantener su impecable estética formal, es cada vez más complejo  y retorcido, siendo difícil separar los distintos tipos de sueños y la (¿inexistente?) realidad. Es poco lo que queda por contar, por lo que estas últimas entregas giran sobre un argumento excesivamente gastado. Aquellos esbozos de ciencia ficción con cierto eco social que caracterizaron las primeras, con alusiones a la dictadura, la teocracia, la negación de información a una sociedad que se va envileciendo y enfermando, los atisbos revolucionarios de unos personajes que sospechan la verdad y que han sido incoherentemente retirados del relato, se han ido sucediendo por el manido truco de lo onírico, que como en muchas ocasiones enmascara la incapacidad del narrador. El relato cada vez va acercándose más a un punto muerto, con los lectores más perdidos, que tan solo disfrutan de las curvas de Druuna. Nada sabemos del antes de la presencia de la nave ciudad, ni del después, y ni siquiera del ahora pues todo parece una matriz de falsas ensoñaciones que llegan a contener sueños de sus integrantes. 

En fin, Druuna nos sigue salvando de su creador. Paciencia.

Continúa en "más información" 

viernes, 7 de marzo de 2014

Aldo Chiappe, realismo natural


 Este es un artista de la gran escuela de pintura animalista argentina. Un típico nadador contra la corriente; mientras la mayoría se deja llevar por el facilismo del arte contemporáneo, él prefiere la escuela reconfortante del trabajo serio, de la factura impecable y el dibujo sin fisuras. Cuando los pseudo artistas ignoran al público haciendo de su propuesta un logaritmo teórico incomprensible, Aldo Chiappe se acerca al personaje más sencillo y representa su mundo lejos de la ciudad, lejos del snobs pero cerca de la naturaleza. Esa que se confunde con nosotros para hacernos pensar sobre nuestro origen cultural y sobre el mundo que siempre nos ha rodeado. 


Aldo Chiappe nació en Buenos Aires, Argentina, en 1962 y desde pequeño sintió el impulso de dibujar la naturaleza que lo rodeaba. Su formación artística es básicamente autodidacta.
Luego de terminar sus estudios secundarios y tras algunos trabajos preliminares, recibió de la Fundación Vida Silvestre Argentina el encargo de ilustrar una serie de láminas mostrando la flora y fauna de los principales ecosistemas del país. Estas láminas fueron difundidas ampliamente lo cual propició un impulso a su incipiente carrera profesional.
A partir de allí comenzaron a sucederse colaboraciones para importantes editoriales, libros, publicaciones periódicas, etc., siempre relacionados con la vida silvestre y su conservación.

Continúa en "más información"

martes, 4 de marzo de 2014

Bien por Alicia, le cayó la ficha



A Alicia de Arteaga, la crítica del diario "La Nación", de Argentina, no le quedó otra cosa que reconocer (a propósito de ARCO) el regreso de la pintura y que las instalaciones y demás payasadas están en franco retroceso. ¡Se viene un nuevo Renacimiento!, ya lo dijimos.

Parte del texto

"Desde todo punto de vista, esta edición de la feria madrileña que tiene la edad de Cristo marca un punto de inflexión. Lejos quedaron los tiempos de la alfombra roja para las comunidades autonómicas, de los enormes stands institucionales y de la presión de los funcionarios figurones y los galeristas mediáticos. La crisis exige más calidad y menos show. Los príncipes de Asturias cortaron la cinta inaugural y recorrieron la feria durante dos horas. Felipe, heredero de la dinastía, tiene por delante el desafío de remontar el prestigio de los Borbones. Cuenta con reflejos y paciencia: habló en catalán en la apertura de la feria de los móviles en Barcelona y escuchó al cocinero-artista Ferran Adriá (El Bulli) hablar de la deconstrucción de la tortilla de patatas en el stand de El País, en ARCO.
El regreso al orden, signo de los tiempos, indica que la pintura ha vuelto a reinar, con firmas millonarias como la de Richter (8,5 millones de euros un cuadro) y algunas sorpresas: el hiperrealista coreano Seo, el suizo Andy Denzler, que pinta a la manera de una foto fuera de foco, y Miguel Aguirre, que ha retratado a Ángela Merkel y a Obama. Julian Opie sigue siendo uno de los elegidos del coleccionismo, sólo que esta vez "vistió" a sus figuras móviles. Se ven menos fotografía, video e instalaciones."

Leer artículo completo 
  
 Continúa en "más información"

Edgar Noe Mendoza


Bueno, he aquí un pintor realista que va un poco (o bastate) más allá del llamado realismo duro (propio de los hiperrealistas). Hace poco una de sus pinturas fue galardonada en un concurso con el primer premio, lo que para nosotros es también una alegría.

Buscar en facebook

Edgar Noe Mendoza nació en México en 1967, actualmente está radicado en España. Su pintura forma parte de la colección del MEAM Museo Europeo de Arte Moderno en Barcelona, la colección de la empresa Jiménez Godoy, en Murcia y la colección Miguel Bañuls, en Valencia.
Forma parte de los pintores de la Galería Santiago Echeberria en Madrid.
Ha participado en ferias de arte como ARTmadrid y en los concursos de la Fundación de las Artes y los Artistas, obteniendo Mención de Honor en el año 2008 con su pintura "La merienda".
Destacan sus exposiciones colectivas en el MEAM, en el MUA Museo Universitario de Alicante así como su exposición individual en la Galería Godoy World Art en Madrid en el año 2007. Actualmente vive en Alicante España.

Continúa en "más información"